A pesar de Concacaf

Author: 
Alfredo Domínguez Muro
Date Published: 
1997-08-21
Source: 
Reforma

Los triunfos de Chivas y Cruz Azul el pasado fin de semana los califican a las Semifinales del torneo de Campeones y Subcampeones de la Concacaf, el que con la convocatoria de FIFA, que invita al Campeón para el Mundial de Clubes, lo hace de pronto tomar una importancia capital en nuestro futbol cuando hasta hace unos meses era considerado sin chiste ni futuro.

Los americanos...

Tomaron posesión de las otras dos plazas de Semifinalistas el Galaxy, de Jorge Campos, y su contrincante, el DC United, mientras que Cruz Azul y Chivas buscarán la otra plaza de finalista.

Curiosamente, Cruz Azul llega a este torneo por haber sido finalista del torneo 94-95, mientras que Chivas lo hace como campeón actual del futbol mexicano.

Finalmente, el ser campeón de Concacaf traerá algún incentivo importante, habrá que recordar que por años este título ocasionaba a los clubes mexicanos más problemas que satisfacciones al tener que jugar con equipos desconocidos en promociones que nunca interesaron en nuestro país.

¿Y Concacaf?...

Concacaf recibe sin trabajar el beneficio de la convocatoria de FIFA para este torneo mundial de clubes con lo que se revalúan los intereses del área, los directivos de Concacaf se mantienen en el candelero gracias a las actuaciones de México y sus equipos, los demás, seamos sinceros, casi no aportan con la excepción de Estados Unidos y su mercado emergente para el futbol.

Aún así, la cúpula de Concacaf se mantiene hermética alrededor del déspota trinitario Jack Warner, que para salvar su puesto no admite el ingreso de ni un sólo directivo mexicano en el grupo dirigente del área, situación a todas luces intolerable. Es México el que más cuotas aporta, el que más movimiento y capacidad futbolística representa, la participación en la Copa América se debe al esfuerzo de nuestros directivos, desde la pareja Ibarra-Maurer hasta la actual administración del Ing. Leaño. Warner y su camarilla sólo estiran la mano, reciben su parte, viajan en primera, saludan, medio aplauden, y se regresan con el cheque de cuotas correspondiente.

Es cierto, por muchos años nuestro futbol manejó Concacaf como quiso y al pleito Soria Terrazas (qepd)-Rafael del Castillo, la ganancia fue para otros que aprovecharon este problema sin sentido que derivó en aquel triste caso de los cachirules.

Así las cosas, la tendencia lógica sería formar una alianza con el futbol de Estados Unidos para contrarrestar este mangoneo del grupo encabezado por Warner, exigiendo un trato, como mínimo, acorde con la jerarquía que nuestro futbol representa en el área.